La Feria de Málaga (I)


Nuestra Feria tiene un carácter peculiar, distinto del resto de las capitales andaluzas, con un calendario que le viene dado por cartel feria 1933 motivos conmemorativos y religiosos y no económicos. No hay cosecha que celebrar ni ganado que vender. No es feria de agricultores ni de ganaderos. También es la única en la que, en muchos años, se le quita el nombre de feria utilizándose la denominación de “festejos”, quizá por motivos de no encontrar en ella los componentes de una feria integral al estilo de otras ciudades andaluzas.

Tiene más de 500 años y está ligada a la toma por parte de los Reyes Católicos de la cuidad de Málaga. El día 19 de Agosto de 1487, los Reyes Católicos, Isabel y Fernando reconquistan la ciudad de Málaga incorporándola a la Corona de Castilla. En un principio, acordó el Ayuntamiento que la conmemoración de la toma de la ciudad por los Reyes Católicos, empeñados, entonces, en la guerra de Granada, se hiciera una fiesta anual el día de Santa María de agosto o de la Asunción.

La Fiesta se verificó, el 15 de agosto de 1491 con su procesión correspondiente.

Además se correrían cuatro toros que tendrían la obligación de entregar los carniceros que arrendasen las carnicerías públicas, cuya condición, prevista ya por el Ayuntamiento, la había hecho constar al conceder el abasto de las carnicerías públicas, en marzo
anterior.

Al año siguiente, 1492, se rectificó la fecha, que quedó fijada, ya de modo definitivo, desde entonces, en adelante, perpetuamente y en todo el obispado se celebrase de modo solemne la conmemoración de la Reconquista de Málaga el 19 de agosto, día de San Luis, fecha que en el año 1487 señaló la entrega oficial de la ciudad y la entrada de los Reyes Católicos, de modo solemne en ella, habiéndose verificado el día anterior la ocupación de la Alcazaba y fortaleza y la entrega privada de la ciudad. No faltaba el detalle benéfico, pues las pieles de los toros quedaban a disposición del Ayuntamiento, que las vendía para, con su producto, socorrer a los pobres.

Continuó celebrándose la fiesta de la Reconquista el 19 de agosto de cada año, adquiriendo cada vez mayor brillantez; y ya, en el siglo XVII se iluminaban, profusamente, los balcones y ventanas de las Casas Capitulares, se echaban cohetes y se daban vistas de fuegos de artificio. Se aumentó el número de toros que se corrían y los convites y refacciones se hicieron más espléndidos, agregándose al consabido refresco, dulces, confituras y helados.

En el año 1887 vuelven a resurgir gracias a la conmemoración del IV Centenario de la entrada de los Reyes Católicos en Málaga. La procesión de la Virgen de la Victoria, la cabalgata histórica representando con toda propiedad y lujo de detalles la entrada de los
Reyes Católicos y su ejercito, exposiciones de plantas y flores, certámenes literarios, iluminaciones, regatas, conciertos, corridas de toros, etc. hicieron de aquellos festejos algo definitivo que marcó la pauta para muchos años. Así cabe reseñar, las fiestas de 1888, en las cuales hubo comitiva encabezada por la Guardia Civil a caballo y Guardia Municipal montada, banda de música del  regimiento de Borbón, secciones de Marina, Artillería e Infantería (Regimiento de Borbón y Cazadores de Cuba) Carabineros, Guardias Municipales, serenos y guardacalles, después un landeau Grand-Dummond con cuatro reyes de armas y seis palafreneros y, finalmente, la banda de música del Batallón de Cazadores de Cuba y una escolta de caballería. Al día siguiente, 16 de agosto, desfiló una cabalgata histórica, representando la entrada triunfal de los Reyes Católicos y su ejercito en Málaga, y en la que
intervinieron quinientos hombres a pie y a caballo.cartel feria 1955

En 1900, se celebraron las fiestas en el Muelle de Heredia y en la Alameda, instalándose la caseta municipal en la primera de ambas vías, y se montó una exposición industrial en la Plaza de Riego, hoy de la Merced.

Ya avanzado el siglo, figuran, en 1926, una batalla de flores nocturnas; en 1929, la romería de la Virgen de Zamarrilla a la Colonia de Santa Inés, organizada por la propia cofradía; en 1930, carrera infantil de automóviles en el Parque; Feria de muestras y de ganado. La Patrona de los pescadores, la Virgen del Carmen, se trasladó a un islote provisional, construido por el arquitecto don José González Edo, donde fue venerada por las gentes de la mar.

Los toros han sido una constante en la Feria de Málaga. Un número fuerte y regular en su programa.

Con los festejos de 1887 comienza a utilizarse en Málaga el Cartel de Feria, heredero de los carteles de Toros que ya veíamos en nuestra ciudad en 1840. Para anunciar estos festejos de 1887 se encarga el cartel al afamado pintor de la escuela malagueña Joaquín Martínez de la Vega.

La ubicación de la Feria tiene también muchas alternativas, ya que la vemos trasladándose, desde el muelle de Heredia y la Alameda, a la Caleta y el Limonar, después al Parque, más tarde a Martiricos, para volver de nuevo al Parque y, posteriormente, al Polígono de la Alameda y a sus ubicaciones relativamente recientes de El Viso y Teatinos. El 15 de agosto de 1998 se inauguró un recinto ferial de 512.000 m2. en el antiguo Cortijo de Torres, dotado de todas las infraestructuras y servicios necesarios.

Con motivo de la celebración del V Centenario de la Reconquista (1987), la Feria de Málaga adquiere los rasgos de identidad que actualmente conserva.

Se inicia la Feria de Málaga el viernes de la semana anterior a la del 19 de agosto. Pero antes de la medianoche, miles de malagueños y visitantes se congregan delante del balcón principal del Ayuntamiento, en pleno Parque de Málaga, para escuchar el “Pregón de la Feria” que inaugura oficialmente la misma. A las 12 en punto comienza un gran espectáculo de fuegos de artificio, luz y sonido. Durante media hora, má s de 4.000 Kgs. de materiales pirotécnicos llenan de luces multicolores la noche malagueña.

En los diversos escenarios instalados en el Parque, miles de personas de todas las edades se divierten y disfrutan de esa primera noche de feria que se prolonga hasta altas horas de la madrugada.

El primer sábado de Feria, a partir de las 11 de la mañana, en el Paseo central del Parque, frente al Ayuntamiento de la ciudad, se congregan gran cantidad de caballistas, carretas y enganches bellamente engalanados, así como numeroso público, para presenciar el inicio de la Romería. A las 12 en punto, en la escalinata de entrada a la Casa Consistorial, el Alcalde hace entrega de la bandera de la Ciudad de Málaga al abanderado que la conducirá en multitudinaria y colorista romería, al Santuario de Nuestra Señora de la Victoria, Patrona de Málaga, donde le será oficiada una misa y realizada una ofrenda floral. Una vez finalizado el acto, los romeros se trasladan al centro de la ciudad para seguir la fiesta, y en espera de la inauguración del Real de la Feria al anochecer.

De: HISTORIA DE LA FERIA DE MÁLAGA (Ayuntamiento de Málaga, área de cultura, educación y fiestas)

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Nuestra historia, Nuestras tradiciones y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s