Papas a la malagueña


Ingredientes:

2 huevos

1 kg. de patataspapas a la malagueña

1 cebolla

2 tomates

2 ajos

1 manojo de apio

50 g. de aceitunas

perejil

pimienta

sal

Preparación:

Se cuecen los huevos hasta que estén duros. Picamos finamente las cebollas, los ajos y los tomates. Troceamos las patatas en gajos, el apio, el perejil y las aceitunas.

En una cazuela se fríen las cebollas y los ajos. Cuando toman color, se añaden los tomates y las patatas, se dejan rehogar agregándole después agua con sal y un poco de pimienta.

Antes de servir, se pican los huevos duros y se distribuyen por encima del plato.

Anuncios
Publicado en Nuestra cocina | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Santa María de la Victoria


Virgen Victoria

Cuenta la leyenda que, tras tres meses de asedio las tropas de Castilla y Aragón dirigidas por D. Fernando el Católico, no conseguían conquistar la ciudad de Málaga. El rey poseía en su oratorio una imagen mariana. En un sueño, un anciano intercedía y pedía ante la Virgen por la consecución de la conquista. Ese mismo día llegaron a las estancias reales unos religiosos enviados por San Francisco de Paula, para pedir el permiso de fundación en España de la Orden de los Frailes Mínimos. Al mismo tiempo llevaban una carta del fundador en la que a modo de profecía indicaba al rey, que no levantase el cerco porque en tres días la ciudad caería en sus manos. El monarca entendió su sueño como una revelación divina y reconoció en el anciano a San Francisco de Paula y por tanto que la responsable de la victoria, era la imagen de la Virgen que tenía en su oratorio. Tres días después, 19 de agosto de 1487, la ciudad fue conquistada.

Era la imagen de Santa María de la Victoria una talla anónima del siglo XV, ejecutada en madera policromada, sentada sobre una roca y con un Niño entre sus brazos, en la mano derecha porta un cetro y sobre la izquierda lleva posado un pajarito; a los pies figura la inscripción de finales del siglo XV: “SANTAMDLAVITORIA”.

La Virgen de la Victoria es Patrona Principal de Málaga y su Diócesis desde el día 12 de diciembre de 1.867. Por un “breve” otorgado por el Papa Pío IX. Era Obispo de Málaga Don Juan Nepomuceno Cascallana.

Fue coronada canónicamente el 8 de febrero de 1943 por el nuncio de su Santidad, D. Cayetano Cicognani, en el Paseo del Parque junto a la Fuente de las Tres Gracias. Era Obispo de Málaga Don Balbino Santos y Olivera.

Su festividad se celebra el día 8 de septiembre.

En la sección “vídeos” se puede ver la procesión de Nuestra Patrona en el día 8 de septiembre de 2010.

De: http://santamariadelavictoria.blogspot.com

Publicado en Nuestros símbolos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

El Perchel o Los Percheles


el perchel El Perchel nació a la sombra de una industria: el secado del pescado; para que la población no sufriera los malos olores que despedía tal industria, se destinaron  los terrenos existentes del lado allá del río a tales operaciones, y al ser necesario para ello usar perchas o palos en los cuales se  ponía el pescado a secar, de aquí recibió el nombre de “Los Percheles”.

Fue el primer asentamiento relativamente urbano e industrial perisférico de Málaga y el primer barrio extramuros de la ciudad hispanoárabe. Estuvo separado de la ciudad hasta la demolición de sus muros, los percheleros fueron «los otros» vecinos de la ciudad, los del lado allá del río Guadalmedina. Eran gente díscola, libertarias gentes del vivir al día e industriosas cuando les apretaba la necesidad, eran la lógica consecuencia de una sociedad y de unos sistemas sociales que parecían detenerse con una cierta intencionalidad al borde de los murallones del río cuando al fin los tuvo para no inundarlo.

Fueron la continuación histórica de aquellos originarios asentamientos fenicios que se establecieron sobre las lomas de la actual Alcazaba y que desarrollaron, entre otras distintas, la industria de las salazones.

Esta tradición de mercadeo pesquero y producción industrial siguió después a lo largo de los distintos segmentos históricos de invasiones, dominios e irrupciones territoriales más o menos consentidos por la distinta ciudadanía que soportó godos, bizantinos, romanos y árabes. Esta última dominación enlaza con la Málaga hispano-musulmana, periodo dentro del cual los Percheles comienzan a desarrollarse como gran barrio periférico de pescadores mitad urbano y mitad industrioso. Durante el largo periodo de presencia romana el Perchel o Percheles alcanza verdadera definición de zona entre industriosa y urbana del extrarradio malagueño, lo cual.se apoya, a su vez, en no pocos hallazgos arqueológicos que son documentados durante el siglo XVII, lo cual confirma lo que otros historiadores ya tenían asegurado en el sentido de que Málaga, durante la Roma Imperial y por su condición de ciudad federada y no sumisa, disponía en la capital del imperio de toda una organización para el mercadeo de sus salazones y salsamentos, disputados en banquetes, francachelas y lúdicas noches de sus gentes principales.

Desde la dominación romana todo el terreno cercano a las playas tras el lecho del Guadalmedina en la dirección del poniente ya era industria salazonera, varadero de esquifes, solario para la desecación del pescado, residencia de patronos pesqueros y bosque peculiar de perchas de palo donde se oreaba gran parte del suculento manjar robado a diario a las entonces limpias e incontaminadas aguas litorales.

Durante los inicios de la cultura africana cuando verdaderamente los Percheles centran la atención de toda su actividad en las salazones. Los árabes no querían sus pestilencias tan cerca de la ciudad, de manera que, cuando realizan el diseño de las murallas y su recorrido definitivo, al barrio se ingresaba por la Puerta de la Espartería como camino más directo. Los árabes hicieron definitivo barrio de pescadores a los Percheles y mantuvieron durante ocho siglos su condición de zona periférica, y cuando la Malaca hispanomusulmana comienza a organizar la nueva ciudad partiendo del modelo anterior, todavía persiste en marcar las diferencias.

Actualmente no tiene nada que ver con esta descripción, siguen en pie todavía algunas de sus antiguas casas y calles como las de Ancha del Carmen, Peregrinos, Angosta del Carmen, Huerto de la Madera, Eslava, Salitre o Cuarteles, antigua plaza de Ortigosa o de San Pedro y Mamely, de las calles Esquilache, Cerezuela, Istúriz, Matadero Viejo, La Puente, Zúñiga, San Jacinto, Santa Rosa, Cerrojo, Huerta del Obispo … , en las que sus gentes aprendieron que ser percheleras y lo eran a costa de la propia persona, pues defender tal peculiaridad ciudadana de origen acarreaba no pocas dificultades para integrarse en la población intramuros, tuvieron que desarrollar un sistema de vida siempre a la defensiva en relación con los ciudadanos abrigados por las murallas árabes. Es este el motivo por el que Cervantes menciona los Percheles en su «Don Quijote», es por la circunstancia de que ya en el siglo XV era la zona de un muestrario tipológico de la picaresca:

Capítulo 3: Donde se cuenta la graciosa manera que tuvo D. Quijote en armarse caballero

… así le dijo que andaba muy acertado en lo que deseaba y pedía, y que tal prosupuesto era propio y natural de los caballeros tan principales como él parecía, y como su gallarda presencia mostraba, y que él ansimesmo, en los años de su mocedad se había dado a aquel honroso ejercicio, andando por diversas partes del mundo buscando sus aventuras, sin que hubiese dejado los percheles de Málaga, islas de Riarán, compás de Sevilla, azoguejo de Segovia, la olivera de Valencia, rondilla de Granada, playa de Sanlúcar, potro de Córdoba, y las ventillas de Toledo, y otras diversas partes donde …”

En realidad, desde los romanos hasta Isabel y Fernando, el Perchel es una crónica de marginación por su singularidad industriosa. Es más, cuando los ministros de Carlos III redactan las primeras instrucciones para que se derriben las murallas árabes del paño sur que corría al largo de lo que posteriormente sería la Alameda Principal, las singularidades tipológicas de los percheleros habían alcanzado ya tales grados de definiciones indelebles que Málaga les tuvo como de otro pueblo.

Fue en el siglo XIX con sus primeras formulaciones obreristas, reivindicaciones y exigencias callejeras a partir de su último tercio, cuando la moda burguesa iniciaría una estrategia de acercamiento participando en sus fiestas, costumbres y usos populares, para establecer una línea de presencia que evitara, en lo posible, riesgos posteriores que ya se veían venir a lo lejos.

Para hacernos una idea de su extensión, antiguamente Málaga estaba dividida en veintiséis grandes cuarteles o distritos, de los que correspondían al Perchel los números 21, 22, 23 Y 24. Cada uno de estos cuarteles tenía su comisario y alcalde de barrio (tenía que ser un vecino del barrio), especie de enlaces políticos con la gobernación cívica y el Ayuntamiento, respectivamente.

perchel

Hay que considerar que por el gran territorio que con los siglos ocupó El Perchel, el número elevado de casas que en su perímetro se construyeron y el no menos importante de sus industrias de todo tipo, el flujo y reflujo vecinal fue constante, y su nombre, a causa de la ocupación humana y su espíritu industrial, famoso. Uno de los símbolos percheleros, precisamente el que representó su «modernidad» indudable, fue la Estación de Andaluces, cuyas oficinas administrativas estaban ubicadas en el llamado Palacio de la Tinta, en el paseo de Reding. La estación nace como consecuencia de la compañía ferroviaria que distintos capitalistas malagueños -Casa Heredia, Casa Larios y los Loring, entre otros distintos fundaron para establecer la línea Córdoba-Málaga, con el fin de comunicar nuestra provincia con el centro del país a través de la capital de la Mezquita. Aunque la tramitación administrativa y la realización del proyecto técnico tuvieron larga gestación, el primer tramo del recorrido pudo inaugurarse durante el mes de septiembre de 1862 con ocasión de la visita que realizó a nuestra ciudad la reina Isabel II. Existe un grabado de la época que muestra un arco de triunfo que para recibirla se levantó en la plaza de la que sería futura estación, y que entonces no estaba ni siquiera diseñada. La Estación de FF. CC. Andaluces aportó a los Percheles una inusitada actividad, que, unida a la que tradicionalmente mantenía dada su industria y comercio, representó para el barrio algo así como la apertura de una gran puerta por la que el tránsito de carros con mercancías y pasajeros usuarios de los trenes actuaron de forma directa para hacerle perder su aparente condición de barrio aparte de la ciudad.

La cronología de su monumentalidad religiosa, la única que en realidad tuvo, consigna los años 1494, 1584, 1658, 1757 Y 1793 como aquellos en que se crean el convento de Santo Domingo, el de Carmelitas, la iglesia de San Pedro, el convento de la Aurora María y el de filipenses de San Carlos por el orden citado. Cabe hacer una aclaración: el antiguo convento de la Aurora María, que se tiene actualmente como trinitario dada su situación, nació perchelero, y sólo al abrirse la calle Mármoles y posteriormente construirse el puente de la Aurora alineado hacia dicha calle quedó unido al barrio de la Trinidad.

Existieron varios centros benéficos:

  • La Casa de Beneficencia en lo que fue convento también nos sitúa ante el hecho cierto de que la misma fue el antecedente más lejano de la existencia de uno de los primeros centros oficiales de atención a los niños pobres, hijos de padres sin recursos o claramente mendicantes, y de ancianos que carecían de techo y necesitaban protección casa, comida, cama y refugio para sobrellevar con relativo confort sus achaques y enfermedades, cuando no sus últimos días de vida.
  • El Asilo de las Hermanitas de los Pobres, que se creó por la Casa Larios y que, inaugurado el día de San José de 1868, es uno de los hitos arquitectónicos y benéficos del barrio desde aquellos lejanos días. En él recibieron asistencia muchos ancianos malagueños, pero fundamentalmente del propio barrio donde nació y, reformado en su interior totalmente, todavía continúa realizando meritoria labor.
  • El Asilo de San Manuel, continúa en el barrio. Este fue un centro que ayudó a levantar y mantener una insigne malagueña: doña Trinidad Ground, que con otros distintos coetáneos puso a disposición de las madres trabajadoras de finales del pasado siglo una institución para atender a sus hijos en tanto ellas acudían a diario a sus obligaciones obreras.

I del carmen Es posible que a través de las cinco capellanías creadas en el barrio por el perchelero obispo Armengual de la Mota en 1724, precedidas en el tiempo por el Carmelo y la parroquia, dieran aquellos frutos de coexistencia vecinal a los que aludieron las antiguas crónicas carmelitanas. En un sentido estrictamente religioso, las aportaciones de convento, parroquia y las meritorias decisiones del propio obispo -aunque fuera a distancia- movilizaron a los vecinos hacia el fenómeno cofrade, algo en lo que, hasta entonces, no se habían ocupado. En este sentido, se constata a finales del siglo XVIII las fundaciones de las hermandades de Nuestra Señora del Mar, un título muy adecuado dado el carácter marinero del barrio, así como la del Cristo de las Penas, de Nuestra Señora de los Dolores, del Santo Rosario, de Jesús de la Buena Muerte y la del «Chiquito» o Misericordia, otra gran creación cofradiera fue la de la Archicofradía del Nazareno del Paso, fundada en la primera mitad del siglo XVI, fusionándose con la Hermandad de la Esperanza en 1641 al quedar fundada ese mismo año.

La tradición procesional marítimo-terrestre (con salida de la ermita portuaria, paseo en jábega por el puerto y recorrido a pie desde la lonja hasta la iglesia titular en el corazón del barrio) fomentó no sólo entre los vecinos percheleros, sino entre todos los malagueños en general, una cita inevitable durante el verano. A estas veladillas se acostumbraron a asistir muchos ciudadanos de la “parte allá del río” (término que utilizaban ambas partes para referirse a la contraria) de manera que, desde los últimos años del pasado siglo, la presencia de burguesitos, adinerados y gente influyente ya es notoria.

A partir de los años sesenta ocurrió como con otros barrios de la capital: las autoridades trataron de estimular la recuperación de una serie de tradiciones propias del barrio.

Actualmente podemos encontrar en sus calles:  la Iglesia de Santo Domingo, la Iglesia de San Pedro, la Iglesia de Nuestra Señora del Carmen, el Convento de San Andrés y la Basílica de la Esperanza. También se encontraba, hasta 2005, la Capilla de la Sagrada Cena, en la Explanada de la Estación, hasta que la cofradía se trasladó al centro de Málaga.

Otros lugares señalables son el Mercado del Carmen y la antigua Casa de Socorro de La Trinidad.

BasilicadelaEsperanzaMLG

Publicado en Nuestros barrios | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Cerveza Victoria


cerveza victoria Fundada el 8 de septiembre de 1928 (día de la Virgen de la Victoria, patrona de Málaga) por Luis Franquelo Carrasco, tuvo su primera factoría en la calle Don Iñigo (en el barrio del Perchel).  Era la cerveza que generalmente se consumía en la ciudad y para la que, en 1937,  Franquelo, durante un viaje a Alemania, creó un personaje: el típico turista alemán, situado en un entorno malagueño, un ciudadano orondo, de traje blanco y canotier que, enjugándose la cara por el calor, se refresca con una de aquellas botellas verdes que la hicieron famosa con el lema:

“Cerveza Victoria, malagueña y exquisita”

Existe una anécdota que cuenta que el personaje que aparecía en el cartel tenía un gran parecido con el entonces concejal de festejos del Ayuntamiento de nuestra ciudad llamado Pepe Mena (que vivió en calle Ancha del Carmen, donde tuvo negocios de coches y carros, afamado en la Málaga de los años cincuenta no sólo como concejal, sino también como creador de la Orden del Boquerón de Plata, insignia que impuso a reyes, gobernantes y visitantes ilustres de Málaga hasta hacerla famosa en el mundo entero), por lo que entonces, los quintos de Cerveza Victoria, se empezaron a pedir con el nombre de dicho concejal: “¡Camarero, un Pepe Mena!”.

No imaginó D. Luis Franquelo que, tanto el personaje como su cerveza llegarían a convertirse en los símbolos más representativos de Málaga, de lo exquisito de sus costumbres y de su gracia.

La primera fábrica, con 85 trabajadores, tenía una capacidad de producción diaria de 15.000 litros que se distribuían en Andalucía y en el vecino país de Marruecos.

Alcanzó gran popularidad en la década de 1960 y el boom turístico en la Costa del Sol.

A comienzos de la década de 1990 fue absorbida por el Grupo Cruzcampo, que en 1999 fue absorbido por Heineken. La Comisión Nacional de la Competencia obligó a éste a deshacerse de algunas marcas y en 2001 Victoria fue vendida al Grupo Damm.

En los últimos años antes de 2007, la Victoria sólo se comercializaba en supermercados, pero fue en esta época cuando se relanzó en barriles y botellines de tercio en los bares de Málaga. En la actualidad, Victoria se elabora en Murcia.

Publicado en Nuestros símbolos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 4 comentarios

La Malagueta


 

malagueta1 Se encuentra situada en la zona este de Málaga, junto al Paseo Reding, en la zona que le da su nombre.

La primera plaza que tuvo Málaga data del último tercio del siglo XVIII, de madera y situada junto al convento del Carmen.
En 1817 fue sustituida por otra mayor ubicada junto al mar. Estaba situada entre varios almacenes de vinos de la importante Casa Heredia, y parece ser que el temor a un incendio que se pudiera propagar a ellos fue la causa de que se deshiciera. No tuvo de momento sustitución digna, pues la plaza que se construyó, también de madera, en el sitio de la Puerta Nueva, era pequeña y tan sólo sirvió para novilladas y espectáculos de escasa monta.

En 1849 se construye una en piedra, sobre el solar del antiguo convento de San Francisco. Tenía capacidad para 12.000 espectadores, y en 1864 fue demolida por su propietario por un disgusto ante una prohibición de corrida por motivos de orden político.

Después se habilitó para novilladas el teatro-circo llamado de la Victoria. En 1865 se hizo desaparecer el decorado del escenario, y se construyó en él un graderío, con lo que se logró que tuviera una cabida de unas 3.000 localidades. No respondía esta pequeña Plaza de Álvarez,  a la importancia de la ciudad ni a su tradición taurina, y así se decidió la construcción de una plaza nueva, que es la que aún hoy subsiste; es por lo tanto es la séptima plaza de toros que ha tenido Málaga y la segunda de obra.

En 1872 por iniciativa ante el Ayuntamiento de un grupo de ciudadanos malagueños se pone de relieve la necesidad de construir una plaza de toros nueva, puesto que tras la demolición de la Plaza de Álvarez, sólo quedaba el teatro-circo de la Victoria, muy pequeño para una ciudad como Málaga. Se inician los trámites presupuestarios en 1874, proponiéndose su construcción en terrenos de la Malagueta. El Ayuntamiento invita a la Diputación a participar en la construcción de la plaza, cuyos beneficios se destinarán a los Establecimientos de Beneficencia Provincial. Los planos fueron elaborados por el arquitecto municipal Joaquín de Rucoba. Se conserva una copia de estos planos en el archivo de la Cátedra Gaudí de la Escuela de Arquitectura de Barcelona. Tras las vicisitudes propias de una obra de esa magnitud, se termina la obra en 1876. En esa época, el Ayuntamiento mantenía una deuda importante con la Diputación, con lo que propusieron cederle la propiedad de la plaza a cambio de la cancelación de la deuda. Así se hizo y desde entonces la plaza es de propiedad provincial.

Se inaugura el 11 de junio de 1876 con toros de la ganadería de Murube que fueron lidiados por Manuel Rodríguez (Desperdicios), Antonio Carmona (Gordito), y Rafael Molina (Lagartijo).

La Malagueta, de estilo neomudéjar, tiene forma de hexadecágono (polígono regular de 16 lados), el ruedo mide 52 metros y tiene una capacidad aproximada de 14.000 espectadores. Fue declarada Monumento Histórico Artístico en 1976, año del centenario de la plaza. La plaza sigue el modelo de la de la Puerta de Alcalá en Madrid. Además del tendido, tiene dos pisos de gradas y palcos que se sostienen en la parte interior por pilares de hierro rematados con cabezas de toros y caballos enlazados mediante arcos del mismo material y unidos por una barandilla también de hierro. Tiene también cuatro corrales muy amplios comunicados entre ellos que permiten bregar con los toros con bastante facilidad, además cuenta con 10 chiqueros, caballerizas, corraleta para la prueba de caballos, sala de toreros, enfermería, etc.

Como característica diferencial posee un ancho pasillo en la parte superior de los asientos del tendido, que le da una gran amplitud. Hasta hace pocos años había algunos palcos de obra en ese pasillo, pero fueron demolidos precisamente por el carácter de monumento histórico artístico del edificio.

En 1981 es declarada Bien de Interés Cultural.

En noviembre del año 2000,  la Plaza de la Malagueta presenta a la Diputación de Málaga, el proyecto de monumento al torero rondeño Antonio Ordóñez Araujo, y que iría colocado a las puertas del coso. El matador de toros, recibiría así un homenaje al igual que otros toreros.

Fue nombrada de 1ª categoría en el año 2006, acoge cada mes de agosto a los mejores toreros del momento, ya que se celebran una serie de corridas que coinciden, entre otras con la Feria de Agosto de la ciudad de Málaga. Estas fiestas crean una gran expectación entre los aficionados al mundo taurino.

También tiene lugar el Domingo de Resurrección, la llamada Corrida Picassiana en la que el ruedo se decora para la ocasión con referencias a Picasso. El objetivo de este evento es la promoción turística de la ciudad de Málaga a través de la cultura uniendo la fiesta nacional y la figura del artista malagueño más internacional, Pablo Ruiz Picasso.

Cuenta con un museo taurino inaugurado en 1999 denominado: Museo Taurino Antonio Ordoñez.

Publicado en Nuestros monumentos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Feria de Málaga (II)


A las 9’30 de la noche del sábado cuando el Alcalde de Málaga, entre miles de malagueños, acciona el interruptor que pondrá en feria noche funcionamiento los cientos de miles de puntos de luz que iluminarán durante nueve noches el Real de la Feria malagueña.

Con un número próximo a las 200 casetas (de entrada libre), se prepara el Real de la Feria para recibir a malagueños y visitantes. Dispone también de un sector de carruseles y atracciones típicas de feria, así como de zona de aparcamiento para miles de vehículos y por supuesto, de todos los servicios sanitarios y asistenciales necesarios en un recinto que diariamente recibe la visita de cientos de miles de personas.

En este espacio ferial donde, al igual que en el Centro Histórico, participan la mayoría de los colectivos de la ciudad, se desarrolla un programa de actividades impulsado por el Ayuntamiento de la Ciudad. feria-malaga-2011

El Centro de la Ciudad invita a la alegría y a la fiesta. Todas sus calles, con la de Larios como anfitriona, acaparan la atención de malagueños y visitantes, convirtiéndose en un gran espacio ferial que durante el día recoge actividades encaminadas a difundir la más importante manifestación de la cultura popular malagueña, es lo que llamamos la “Feria del Centro”. En los bares, cafeterías y casetas dispuestas al efecto, podrán disfrutar y saborear los famosos y generosos vinos de la tierra, así como degustar la gran variedad de “tapas” preparadas para acompañarlos. Entre flores, farolillos, atuendos típicos, bailes y música, el centro se transforma, durante las horas centrales del día, en el gran espectáculo de diversión y alegría, en el que los asistentes son a la vez espectadores y actores.

Cartel toros 2011 Sobre la Feria Taurina de Málaga, podemos decir que por el número de corridas y por la calidad de los espadas, Málaga cuenta con la feria taurina más importante del verano en España. El coso de la Malagueta (de primera categoría) se viste de gala durante su Feria de Agosto, y el Ayuntamiento de la ciudad premia con un artístico capote de paseo al torero que haya realizado la mejor faena taurina.

Igualmente, se ha dotado a Málaga de un concurso de prestigio, por la importante participación sobre el mundo del caballo. El Concurso de Doma y Enganches Ciudad de Málaga.

Como cierre de la Gran Fiesta de Málaga un macro espectáculo de fuegos artificiales que durante treinta minutos iluminan nuestra ciudad.

De: HISTORIA DE LA FERIA DE MÁLAGA (Ayuntamiento de Málaga, área de cultura, educación y fiestas)

Publicado en Nuestra historia, Nuestras tradiciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Feria de Málaga (I)


Nuestra Feria tiene un carácter peculiar, distinto del resto de las capitales andaluzas, con un calendario que le viene dado por cartel feria 1933 motivos conmemorativos y religiosos y no económicos. No hay cosecha que celebrar ni ganado que vender. No es feria de agricultores ni de ganaderos. También es la única en la que, en muchos años, se le quita el nombre de feria utilizándose la denominación de “festejos”, quizá por motivos de no encontrar en ella los componentes de una feria integral al estilo de otras ciudades andaluzas.

Tiene más de 500 años y está ligada a la toma por parte de los Reyes Católicos de la cuidad de Málaga. El día 19 de Agosto de 1487, los Reyes Católicos, Isabel y Fernando reconquistan la ciudad de Málaga incorporándola a la Corona de Castilla. En un principio, acordó el Ayuntamiento que la conmemoración de la toma de la ciudad por los Reyes Católicos, empeñados, entonces, en la guerra de Granada, se hiciera una fiesta anual el día de Santa María de agosto o de la Asunción.

La Fiesta se verificó, el 15 de agosto de 1491 con su procesión correspondiente.

Además se correrían cuatro toros que tendrían la obligación de entregar los carniceros que arrendasen las carnicerías públicas, cuya condición, prevista ya por el Ayuntamiento, la había hecho constar al conceder el abasto de las carnicerías públicas, en marzo
anterior.

Al año siguiente, 1492, se rectificó la fecha, que quedó fijada, ya de modo definitivo, desde entonces, en adelante, perpetuamente y en todo el obispado se celebrase de modo solemne la conmemoración de la Reconquista de Málaga el 19 de agosto, día de San Luis, fecha que en el año 1487 señaló la entrega oficial de la ciudad y la entrada de los Reyes Católicos, de modo solemne en ella, habiéndose verificado el día anterior la ocupación de la Alcazaba y fortaleza y la entrega privada de la ciudad. No faltaba el detalle benéfico, pues las pieles de los toros quedaban a disposición del Ayuntamiento, que las vendía para, con su producto, socorrer a los pobres.

Continuó celebrándose la fiesta de la Reconquista el 19 de agosto de cada año, adquiriendo cada vez mayor brillantez; y ya, en el siglo XVII se iluminaban, profusamente, los balcones y ventanas de las Casas Capitulares, se echaban cohetes y se daban vistas de fuegos de artificio. Se aumentó el número de toros que se corrían y los convites y refacciones se hicieron más espléndidos, agregándose al consabido refresco, dulces, confituras y helados.

En el año 1887 vuelven a resurgir gracias a la conmemoración del IV Centenario de la entrada de los Reyes Católicos en Málaga. La procesión de la Virgen de la Victoria, la cabalgata histórica representando con toda propiedad y lujo de detalles la entrada de los
Reyes Católicos y su ejercito, exposiciones de plantas y flores, certámenes literarios, iluminaciones, regatas, conciertos, corridas de toros, etc. hicieron de aquellos festejos algo definitivo que marcó la pauta para muchos años. Así cabe reseñar, las fiestas de 1888, en las cuales hubo comitiva encabezada por la Guardia Civil a caballo y Guardia Municipal montada, banda de música del  regimiento de Borbón, secciones de Marina, Artillería e Infantería (Regimiento de Borbón y Cazadores de Cuba) Carabineros, Guardias Municipales, serenos y guardacalles, después un landeau Grand-Dummond con cuatro reyes de armas y seis palafreneros y, finalmente, la banda de música del Batallón de Cazadores de Cuba y una escolta de caballería. Al día siguiente, 16 de agosto, desfiló una cabalgata histórica, representando la entrada triunfal de los Reyes Católicos y su ejercito en Málaga, y en la que
intervinieron quinientos hombres a pie y a caballo.cartel feria 1955

En 1900, se celebraron las fiestas en el Muelle de Heredia y en la Alameda, instalándose la caseta municipal en la primera de ambas vías, y se montó una exposición industrial en la Plaza de Riego, hoy de la Merced.

Ya avanzado el siglo, figuran, en 1926, una batalla de flores nocturnas; en 1929, la romería de la Virgen de Zamarrilla a la Colonia de Santa Inés, organizada por la propia cofradía; en 1930, carrera infantil de automóviles en el Parque; Feria de muestras y de ganado. La Patrona de los pescadores, la Virgen del Carmen, se trasladó a un islote provisional, construido por el arquitecto don José González Edo, donde fue venerada por las gentes de la mar.

Los toros han sido una constante en la Feria de Málaga. Un número fuerte y regular en su programa.

Con los festejos de 1887 comienza a utilizarse en Málaga el Cartel de Feria, heredero de los carteles de Toros que ya veíamos en nuestra ciudad en 1840. Para anunciar estos festejos de 1887 se encarga el cartel al afamado pintor de la escuela malagueña Joaquín Martínez de la Vega.

La ubicación de la Feria tiene también muchas alternativas, ya que la vemos trasladándose, desde el muelle de Heredia y la Alameda, a la Caleta y el Limonar, después al Parque, más tarde a Martiricos, para volver de nuevo al Parque y, posteriormente, al Polígono de la Alameda y a sus ubicaciones relativamente recientes de El Viso y Teatinos. El 15 de agosto de 1998 se inauguró un recinto ferial de 512.000 m2. en el antiguo Cortijo de Torres, dotado de todas las infraestructuras y servicios necesarios.

Con motivo de la celebración del V Centenario de la Reconquista (1987), la Feria de Málaga adquiere los rasgos de identidad que actualmente conserva.

Se inicia la Feria de Málaga el viernes de la semana anterior a la del 19 de agosto. Pero antes de la medianoche, miles de malagueños y visitantes se congregan delante del balcón principal del Ayuntamiento, en pleno Parque de Málaga, para escuchar el “Pregón de la Feria” que inaugura oficialmente la misma. A las 12 en punto comienza un gran espectáculo de fuegos de artificio, luz y sonido. Durante media hora, má s de 4.000 Kgs. de materiales pirotécnicos llenan de luces multicolores la noche malagueña.

En los diversos escenarios instalados en el Parque, miles de personas de todas las edades se divierten y disfrutan de esa primera noche de feria que se prolonga hasta altas horas de la madrugada.

El primer sábado de Feria, a partir de las 11 de la mañana, en el Paseo central del Parque, frente al Ayuntamiento de la ciudad, se congregan gran cantidad de caballistas, carretas y enganches bellamente engalanados, así como numeroso público, para presenciar el inicio de la Romería. A las 12 en punto, en la escalinata de entrada a la Casa Consistorial, el Alcalde hace entrega de la bandera de la Ciudad de Málaga al abanderado que la conducirá en multitudinaria y colorista romería, al Santuario de Nuestra Señora de la Victoria, Patrona de Málaga, donde le será oficiada una misa y realizada una ofrenda floral. Una vez finalizado el acto, los romeros se trasladan al centro de la ciudad para seguir la fiesta, y en espera de la inauguración del Real de la Feria al anochecer.

De: HISTORIA DE LA FERIA DE MÁLAGA (Ayuntamiento de Málaga, área de cultura, educación y fiestas)

Publicado en Nuestra historia, Nuestras tradiciones | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Boquerones victorianos


066El boquerón es un pez muy fácilmente identificable por su tamaño pequeño, su cuerpo de forma comprimida, tiene un vientre de   color plateado, mientras que su lomo es azul más bien negruzco, en su boca sobresalen unos dientecillos diminutos, es una especie que abunda en el Océano Pacífico y el Atlántico. También se encuentra en los mares Mediterráneo y Negro.

Normalmente vive a más de 100 metros de profundidad y es en los meses de primavera y verano, debido a que el sol calienta las capas altas del agua, cuando los bancos de boquerones suben a la superficie para alimentarse y reproducirse.

Los mejores tipos de boquerones se capturan en el mediterráneo español pero hay que mencionar especialmente los boquerones victorianos propios de la bahía de “El Rincón de la Victoria”, pueblo malagueño que reclama con toda justicia la capitalidad del boquerón ya que los pescados en él están catalogados como los mejores de la península.

El apellido “Victoria” se lo dieron los Reyes Católicos a la orden de los frailes Mínimos de San Francisco de Paula; estos frailes tuvieron su primer convento donde hoy día está la Basílica de la Patrona de Málaga y el Hospital Pascual. Los frailes de la Victoria también tuvieron tierras en el término del actual municipio del Rincón de la Victoria, llamado así por este mismo motivo. El actual nombre de Rincón de la Victoria viene dado por la instalación en sus tierras de la Orden de los Mínimos y su convento de la Victoria. La gastronomía de Rincón de la Victoria viene marcada por la frescura de sus pescados. El pescado rey es el “boquerón victoriano”.

Son los boquerones más pequeños, más plateados y más duros, sin los ojos ni agallas de color rojo, óptimos para la fritura. Esta especie tiene un periodo de vida corto y alcanza la madurez sexual alrededor del final del primer año de vida. La época reproductiva se da entre julio y septiembre, momento en el que ascienden a la superficie marina.

Es en esta época cuando su carne es más sabrosa, debido a la cantidad de grasa que han acumulado durante el invierno. Los huevos tienen una forma alargada muy característica, y presentan un rápido desarrollo, entre 24 y 65 horas.

El boquerón es un pescado azul y, por lo tanto, graso, aunque su contenido en grasa no alcanza al de otras especies como las sardinas, el atún o el salmón. De cualquier modo, esta grasa es considerada cardiosaludable por ser rica en ácidos grasos omega 3, que contribuyen a reducir los niveles de colesterol y triglicéridos. Se recomienda por tanto su consumo a las personas con problemas circulatorios.

Además, el boquerón es rico en proteínas de alto valor biológico, como el resto de pescados, por lo que es muy recomendable el consumo de éste y otros alimentos con esta característica en personas convalecientes, deportistas, niños…

En el norte y centro de la península se le conoce como anchoa, y en el sur se le da el nombre de boquerón. En realidad es el mismo pez, pero cambia la forma de presentación.

Técnicamente la anchoa es la semiconserva del boquerón, bien sea en salazón, en escabeche, en aceite… quedando el término boquerón para el pescado fresco y de mejor calidad.

El boquerón era uno de los pescados utilizados para elaborar una de las salsas más exclusivas del imperio romano, “el garum”. Ganglio Marcial, en “Satiricón”, describe la elaboración de esta salsa, que consistía básicamente en una mezcla de hierbas aromáticas, vísceras y trozos de pescado, introducidos en una vasija de barro y puesta al sol durante unos días.

El boquerón es uno de los símbolos asociados a la ciudad de Málaga, de hecho, a los malagueños se los conoce popularmente como “boquerones”.

Publicado en Nuestros símbolos | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Boquerones al limón


Ingredientes:

500 grs. de boquerones malagueños Boquerones al limón

El zumo de un  limón

1 diente de ajo

1/2 cucharadita de sal

Perejil

3 cucharadas de harina para freír pescado

Aceite de oliva virgen

Preparación:

Se limpian los boquerones y se abren por la mitad.

Se hace una mezcla con el zumo de limón, el ajo, la sal, el perejil y se introducen los boquerones escurridos en ella entre 30 y 90 minutos. Pasado este tiempo se escurren.

Se pone la harina en un plato y se van pasando por ella los boquerones, sacudiéndolos un poco para irlos poniendo en la sartén (siempre bien abiertos). Los iremos poniendo sobre un papel de cocina para que suelten el aceite sobrante.

¡Ya están listos para comerrrrrr!

Publicado en Nuestra cocina | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario

La Judería


La judería de Málaga es el sector del centro histórico en el que durante la Edad Media habitaba la aljama judía.  El islam los toleraba, aunque ya entonces se les concentraba en guetos para tenerlos controlados.

juderia-de-malaga Pese a la dilatada presencia de los judíos en la Málaga medieval , la ciudad guarda escasa memoria de su existencia, tanto a nivel arqueológico, arquitectónico o documental. Por el cronista Andrés Bernáldez se sabe que en el tiempo de la conquista de Málaga había en la ciudad unos 450 judíos que, si no se convirtieron, fueron deportados como esclavos en octubre de 1487. Pero a pesar de ello, la comunidad judía se fue recomponiendo constituyéndose la Judería que, en el siglo XV, albergaba posiblemente una cifra de vecinos igual a la existente en la época musulmana aunque fue muy efímera ya que desapareció tras el decreto de expulsión de los judíos en 1492.

Los primeros testimonios de la comunidad judía en Málaga datan del siglo XI, cuando tras la represión a la que se vieron sometidos los judíos de Al-Andalus se detecta la presencia de judíos provenientes de Córdoba, lo que indica que ya entonces existía una comunidad en Málaga capaz de darles refugio.

Desde finales del siglo XI hasta mediados del XII no cesó de crecer y prosperar pero a finales de este último siglo, una represión llevada a cabo por los almohades supuso la desaparición de la Judería de Málaga. No se vuelve a tener noticias de una nueva comunidad judía hasta dos siglos después y, a finales del siglo XIV la judería constituye un nuevo elemento muy importante en la ciudad, prosperando de tal manera que las mayores concentraciones israelitas de Andalucía Oriental se registran en el territorio malagueño. Según algunos autores llegó a ser la más importante del reino nazarí superando en algunos aspectos la de Granada.torreón judería

Francisco Bejarano Robles gran conocedor de los repartimientos y de las calles de Málaga establece el ámbito de la Judería entre las calles Alcazabilla hasta calle Cárcer llenando la parte noreste de la muralla que llegaba hasta la actual acera sur de la Plaza de la Merced, Granada, Santiago y Postigo de S. Agustín, aunque también hay noticias de un cementerio hebreo instalado en las laderas del castillo de Gibralfa­ro.

La sinagoga habría estado situada en una calleja que se adentraba por la calle Redes (actual Postigo de S. Agustín)  y salía a la calle Real (calle Granada) por lo que la calleja se encontraría entre el Postigo de S. Agustín y calle Granada ocupando con toda probabilidad parte del solar de lo que actualmente se denomina Bodegas El Pimpi.

En 1487, cuando los Reyes Católicos conquistaron Málaga y la colonia sefardí fue despojada de sus casas y expulsada. Las casas y huertas fueron repartidas a familias cristianas, y luego sepultadas bajo nuevas viviendas, justo donde ahora están los edificios auxiliares del Museo Picasso.

Desde 20041 , se vienen realizando obras para la recuperación y rehabilitación del espacio de la Judería, dentro del llamado “Plan de la Judería”, por el que ya se ha recuperado un torreón mudéjar y que incluirá la realización de una sinagoga por parte de la Comunidad Israelita de Málaga y una nueva plaza que conectará las calles Alcazabilla, Plaza de Ibn Gabirol ( poeta nacido en la judería en 1021 e hijo más ilustre del barrio extinto, del que queda una estatua sin placa ni pedestal en un césped de calle Alcazabilla) y Granada, y la Aduana, la Alcazaba y el Teatro Romano con el Museo Picasso y la Plaza de la Merced y que se llamará Plaza de la Nieve ya que, en el pasado, se levantaba en este punto una casa a la que los neveros llevaban la nieve que recogían en la sierra para enfriar y conservar los productos, dada la ausencia de frigoríficos. Según el proyecto, la sinagoga albergaría además un Museo Sefardí que estará dotado de fondos artísticos e históricos.

La torre mudéjar es uno de los cinco pilares de la recuperación de la Judería de Málaga, albergará en la planta baja una oficina de información turística mientras la planta superior, una especie de terraza techada, podría servir para realizar visitas restringidas, desde la que poder divisar buena parte del entorno del centro histórico, incluyendo los lienzos de la Alcazaba, la Plaza del Merced y el propio Museo Picasso. En este espacio se proyecta también la puesta en valor del Mesón Juan Palomo, donde la iniciativa privada, que ya dispone de licencia de obras, podría establecer un restaurante y junto al que se dispondrá un pasaje cubierto que desembocará en las calles Zegrí y Alcazabilla, y la realización de una sinagoga por parte de la Comunidad Israelita de Málaga.

 

Parte de: Los judíos en la Málaga del siglo XV de Mª Victoria García Ruíz

Publicado en Nuestra historia, Nuestras calles | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario